El Cecim La Plata coordinó la donación de langostinos para comedores

Se trata de una iniciativa que busca acercar alimentos nutritivos a comedores y ollas populares de La Plata, y, al mismo tiempo, pretende visibilizar el rol estratégico de la actividad pesquera “para la ocupación pacífica de nuestro Atlántico Sur”.


El Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas (Cecim) La Plata gestionó una donación para preparar 2500 raciones de arroz con langostinos que este fin de semana llegarán a los nueve comedores y ollas populares que apadrina desde comienzo del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. “Con esfuerzo, logramos coordinar estas acciones para que nuestros pibes y adultos coman, quizás por primera vez, un producto de nuestro mar”, dijo el vicepresidente del Cecim La Plata e impulsor de la iniciativa, Hugo Robert, en diálogo con este medio.

La donación comprende 250 kilogramos de langostinos calidad L2 pelados (Conarpesa); 200 kilogramos de verduras frescas (Lucio Tortosa), 250 kilogramos de arroz y 55 litros de aceite (Cooperativa de Consumo Soberanía Alimentaria). De este modo, el Cecim La Plata busca “fomentar la necesidad de apropiarnos del mar como territorio”.

Aunque posee más territorio marítimo que continental, Argentina no tiene una cultura marítima. Vivimos de espaldas al mar. Lo miramos desde la costa, ignorando que los recursos existentes son del Estado Nacional. Es decir, del pueblo argentino. Para empezar a revertir esta situación, Robert consideró “fundamental que nuestros pibes y pibas coman los productos del mar”.

A nivel internacional, el promedio anual de consumo de pescados y mariscos ronda los 18 kilos por persona, mientras que en Argentina apenas alcanza los 6 kilogramos.

En la actualidad, nuestro país exporta casi la totalidad de su producción pesquera. El langostino argentino, tercera especie en captura, es demandado en el mundo por ser uno de los mejores “aportantes de proteínas, bajo en grasa y rico en Omega 3”, señaló el vicepresidente de la institución.

Robert adelantó que seguirán “coordinando con empresas” para darle continuidad a esta iniciativa, pero afirmó que “con la solidaridad no alcanza”. “Vemos con asombro que no haya políticas desde el Estado, en todos sus niveles, para que nuestros pibes no sigan comiendo sólo harinas”, manifestó.

Además, el referente del Cecim La Plata lamentó que no se hayan retomado los programas que promovían el consumo de pescados y maricos a preciso populares, en sintonía con el Artículo 7 del Régimen Federal de Pesca, establecido por la Ley 24.922, el cual dispone que la Autoridad de Aplicación tendrá entre sus funciones “realizar campañas nacionales de promoción para el consumo de recursos vivos del mar”.

Robert también denunció que por día se arrojan al mar “cerca de mil toneladas de pescado” y consideró que ese descarte de especies no comerciales, mal llamado pesca incidental, “daría solución alimentaria a millones de argentinos”.

“La actividad pesquera debe ser estratégica y sustentable, no sólo desde lo económico y biológico, sino fundamentalmente desde lo social”, enfatizó Robert y subrayó su rol estratégico “para la ocupación pacífica de nuestro Atlántico Sur”.