El Equipo Argentino de Antropología Forense aumenta su capacidad de identificaciones con un nuevo software

El sistema permite almacenar y comparar datos genéticos, antropológicos, familiares y de circunstancia para realizar identificaciones individuales y masivas. “Es una de las herramientas informáticas más potente que existe para mejorar nuestra capacidad de trabajo con la información que obtenemos en el campo, en el laboratorio y con las familias”, dijo el director ejecutivo del EAAF, Luis Fondebrider.


A través de un nuevo programa informático, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) aumenta su capacidad para realizar identificaciones individuales y masivas. Se trata del software M-FISys, en inglés “Mass Fatality Identification System” (Sistema de Identificación para Fatalidades Masivas), que permite trabajar con grandes volúmenes de datos genéticos, antropológicos, familiares y de circunstancia.

“Con este nuevo software vamos a poder mejorar nuestra capacidad de respuesta”, dijo el miembro fundador y director ejecutivo del EAAF, Luis Fondebrider.

En la actualidad, M-FISys es considerado una de las herramientas informáticas más potentes y precisas del mundo para fines identificatorios. Desarrollado por “Gene Codes Corporation” de Estados Unidos, originalmente fue utilizado por la morgue de Nueva York para determinar la identidad de las víctimas del atentado a las Torres Gemelas.

“Lo particular de este nuevo software es que incorpora y compara la mayor parte de las variables con las que trabajamos”, señaló Fondebrider y afirmó que toda “identificación es un proceso complejo, en el cual la genética cumple un rol importante, pero no es el único elemento”.

El coordinador del Laboratorio de Genética Forense del EAAF, Carlos Vullo, explicó que el programa permite “almacenar una enorme cantidad de datos”, tanto antemortem como postmortem. Los primeros consisten en “datos antropológicos (sexo, edad, altura, entre otros), odontológicos y de patologías, tatuajes, fracturas y otra información individualizante proveniente de fichas médicas y entrevistas con familiares, además de los perfiles genéticos”. En tanto, los segundos son obtenidos por los antropólogos en el campo y abarcan “geolocalización del lugar de hallazgo, tipo de fosa, datos antropológicos del esqueleto y perfil genético”.

En otras palabras: “Es una cantidad enorme de datos que se cruzan de manera multivariable y en eso se basa la comparación masiva”.

El sistema también presenta coincidencias de perfiles de ADN y provee cálculos de razones de probabilidad. Otra de sus funciones permite generar informes de coincidencias con estadísticas, tarea para la cual se emplean bases de datos poblacionales o de grupos particulares, según el caso.

“Estas posibilidades facilitan el acceso a la información forense de ADN en una escala sin precedentes”, aseguró Vullo. El software no sólo “permite integrar y filtrar fuentes de datos”, sino que también “habilita a realizar controles de calidad y análisis complejos”. De este modo, “establece el valor y los parámetros estadísticos del poder de la identificación con todos los parámetros para múltiples poblaciones, que pueden ser de Argentina como de cualquier otro país”, detalló el coordinador del Laboratorio.

Una vez finalizada la etapa actual de instalación y capacitación, la “aplicación transversal” del nuevo programa potenciará la “capacidad de identificación en todos nuestros proyectos”, manifestó Vullo y adelantó que “en el corto plazo” comenzarán a implementarlo en las bases de datos de restos de desaparecidos del período 1974-1983. En este caso, no será necesario que los familiares que ya aportaron su muestra de sangre vuelvan a hacerlo.

Hasta el momento, el EAAF recuperó más de 1.400 cuerpos, identificó a más de 800 personas y aportó pruebas en la mayor parte de los juicios de lesa humanidad. En la actualidad, tiene en resguardo más de 600 restos sin identificar de víctimas del terrorismo de Estado.

El sistema también se aplicará para la identificación de soldados argentinos enterrados como NN en Malvinas. Asimismo, se utilizará en los casos de desapariciones actuales y de cuerpos hallados sin identidad. Además, está previsto que se emplee en el “Proyecto Frontera”, para la identificación de migrantes desaparecidos en el corredor Centro América-México-Estados Unidos.

“Como es nuestro compromiso con las familias desde siempre, toda la información será confidencial y sólo será utilizada con fines identificatorios”, aclaró el director ejecutivo del Equipo que contribuye a la búsqueda de la verdad y la justicia desde 1984.

Publicado en ANRed. 13-06-2020.